Lo que Carlos, el ‘rey activista’, significa para el clima

“Recuerdo años hace, en los años 60, cuando yo era un adolescente, pensando tanto en todas las cosas que estaban pasando, la destrucción de todo. El desarraigo de árboles y setos y el drenaje de lugares húmedos… esta especie de calor blanco del progreso y la tecnología, hasta la exclusión de la naturaleza… esta completa determinación, de alguna manera, de derrotar a la naturaleza”.

No son las palabras del típico activista medioambiental, sino del rey Carlos III, tal y como reflexionó muchos años atrás en su compromiso con la preservación del mundo natural. El videoclip marcó medio siglo del activismo climático del nuevo rey, una carrera que comenzó con un discurso de 1970 que pedía cambios en la forma en que tratamos el medio ambiente, en un momento en que la idea del calentamiento global, o incluso la idea de que talar árboles podría ser una mala idea, era una creencia marginal en el mejor de los casos.

Desde entonces, el monarca de 73 años ha dedicado gran parte de su vida a hacer algo con los temas ambientales que, de joven, tanto ocuparon su mente. Ha sido un defensor abierto de la sostenibilidad, la agricultura orgánica, las energías renovables y la biodiversidad. Ha alentado a otros a repensar el diseño urbano y la producción corporativa. Se salta la carne algunos días a la semana. Su antiguo Aston Martin funciona con excedentes de vino y exceso de suero de queso. Clarence House, donde vivió en Londres como Príncipe de Gales, tiene paneles solares. Balmoral, la casa de verano de la familia real en Aberdeenshire, Escocia, cuenta con turbinas hidroeléctricas y calderas de biomasa. Y en la COP26 del año pasado, el rey advirtió a los líderes mundiales que “después de miles de millones de años de evolución, la naturaleza es nuestro mejor maestro” cuando se trata de reducir las emisiones y capturar carbono, y señaló que “restaurar el capital natural, acelerar las soluciones basadas en la naturaleza y aprovechar la bioeconomía circular será vital para nuestros esfuerzos”.

El rey se ha convertido en el jefe de estado del Reino Unido en un momento en que los problemas ambientales nunca han estado más a la vanguardia del discurso público y político, y cuando la gente pide cada vez más a sus líderes que actúen para evitar la crisis climática. Pero a diferencia de otros testaferros mundiales que pregonan problemas climáticos, cuando se trata de creer realmente en la necesidad de abordar el cambio climático, el rey Carlos es el verdadero negocio, argumenta Piers Forster, profesor de física climática en la Universidad de Leeds y miembro del consejo de administración de la Banco Unido de Carbono.

“Aunque ha dado muchos discursos —en Davos, etcétera— a líderes mundiales, siempre tengo la impresión de que realmente quiere ver acción sobre el terreno, en lugar de palabras amables”, dice Forster. En términos de a qué prestará mucha atención, Forster dice que la agricultura y el cambio de uso de la tierra son la pasión del rey: “Él no es fanático de la gran agricultura, con todas sus emisiones de gases de efecto invernadero, aporte de fertilizantes y falta de respeto por los suelos. o la biodiversidad.” Aquí también es donde el progreso del gobierno del Reino Unido, en la descarbonización de la agricultura, el aumento de la biodiversidad y la mejora de los suelos, ha sido particularmente pobre, señala Forster.

Pero habiendo ascendido al trono, no es seguro que el rey pueda acelerar el progreso en temas ecológicos. Sir Jonathon Porritt, fundador de sostenibilidad sin fines de lucro Foro para el futuro y autor de Esperanza en el infierno: una década para enfrentar la emergencia climática, argumenta que el rey en realidad tendrá menos poder para efectuar cambios ahora que es monarca. Si bien es probable que aún considere los temas ecológicos como “de crucial importancia para el bienestar de la nación”, dice Porritt, la influencia del rey será limitada. “Definitivamente no participará en campañas directas contra el malvado imperio que es Big Oil and Gas. Esto va mucho más allá del papel de un monarca constitucional”.

Leave a Comment

Your email address will not be published.